Contacta
Salir Usuarios

menu móvilmenu móvil

Buruaga advierte de que el acuerdo con Ciudadanos consolida la subida de impuestos de la legislatura

La presidenta del PP reclama al Gobierno que baje los impuestos, pero que los baje de verdad

Buruaga avisa de que el prespuesto es lesivo e incluye políticas que ni han funcionado ni van a funcionar en 2019


Intervención de María José Sáenz de Buruaga

Debate de la Enmienda a la Totalidad a los Presupuestos de Cantabria para 2019

26 de noviembre de 2018

Vengo hoy a pedir a este Parlamento que defienda a los cántabros de un presupuesto lesivo, que diga no al último presupuesto de este Gobierno, y lo hago, además, en representación del partido mayoritario en Cantabria. Lamento tener que recordarlo, pero llevan ustedes toda la legislatura despreciando nuestras propuestas y haciendo un desplante tras otro a los 106.000 cántabros que confiaron en las políticas del Partido Popular, y otra vez lo han vuelto a hacer.

Hemos sido extraordinariamente responsables y, a pesar de no esperar nada de un Gobierno agotado y sin proyecto les tendimos la mano. Está-bamos dispuestos a no vetar y a permitir la aprobación de este presupuesto con una sola condición: que el Gobierno bajara los impuestos, pero que los bajara de verdad. Que nos devolvieran a la situación impositiva del año 2015, con una rebaja adicional del IRPF para las rentas más bajas, sencillamente, porque eso es lo que necesitan nuestros ciudadanos y nuestra economía.

Esta vez no necesitaban ustedes recurrir a mentiras ni a procesos anti-democráticos. Así de fácil se lo hemos puesto, pero, una vez más, el acuerdo estaba hecho de antemano. Nunca hubo voluntad real de negociación con el Partido Popular, sino una pésima escenificación, una farsa dentro de la farsa general que es este presupuesto. Una vez más, el Gobierno ha elegido al aliado más dócil y menos exigente, al que se lo ha puesto más barato al Gobierno, pero más caro a todos los cántabros.

Y una vez más, y ya van tres en esta legislatura, Ciudadanos o la rotura de Ciudadanos se convierte en el salvavidas del Gobierno de Revilla haciendo suyo este Presupuesto, porque este es, también, el Presupuesto de Ciudadanos. En definitiva, son ustedes los que nos han empujado a presentar esta enmienda que pide la devolución de un Presupuesto malo para Cantabria. El presupuesto de dos gobiernos cada vez peor avenidos que solo busca rendimiento electoral, que nace de espaldas a la sociedad, sin una aportación fundamental de los agentes económicos y sociales, y que insiste en la misma política fracasada que ha mantenido a Cantabria en el letar-go, en los mismos errores, con los mismos resultados.

Si este Parlamento aprueba hoy las grandes cifras de este Proyecto de Ley, ninguna enmienda parcial va a poder evitar el enorme perjuicio que va a causar, porque esto no hay enmienda parcial que lo arregle. Está a la vista. A este Gobierno le viene costando horrores cerrar las cuentas por la pugna permanente que mantienen socialistas y regionalistas. A los socialistas, que son quienes realmente gobiernan Cantabria con más del 80% del presupuesto, todo se les hace poco y a los regionalistas, lo suyo se les hace aún menos. Y queda claro en este presupuesto: cinco escaños van a gestionar 2.000 millones de euros, mientras que doce gestionarán 850. Dicho de otro modo, los socialistas, con unas políticas que Cantabria no quiere, monopolizan más de 3 de cada 4 euros de este presupuesto.

Hoy visto con perspectiva de legislatura, que los votos de Podemos se pusieran desde el principio al servicio de ese control socialista de nuestra autonomía es lógico y natural, es la izquierda, pero los votos regionalistas y los votos de Ciudadanos se hayan puesto al servicio de esa hegemonía de la minoría socialista no tiene un pase. Y de ahí la sobreactuación personal tan espectacular que estamos vien-do estos años, un esfuerzo enorme para ocultar un gran vacío, para ocultar que a pesar de sus votos y sus escaños no hay políticas regionalistas en Cantabria.

Queda claro para qué han servido los 95.000 votos del regionalismo: para subir los impuestos a todos los cántabros, porque no hay impuesto que no hayan tocado convirtiendo a Cantabria en un auténtico infierno fiscal y no va a dejar de serlo a pesar de su acuerdo con Ciudadanos. Así pues, otro presupuesto con la misma vitola, huérfano de objetivos y prioridades.

Otro presupuesto para gobernar Cantabria sin liderazgo y con políticas que ni han funcionado en esta legislatura, ni van a funcionar tampoco en 2019. Mienten en su discurso y mienten en sus cuentas porque estamos ante otro presupuesto falso y de imposible cumplimiento. Inflan ustedes los ingresos para poder inflar la capacidad de gasto, hasta tal punto que, usted y yo sabemos, Sr. Sota, las entregas a cuenta del Sistema de Financiación Autonómica que han presupuestado no se co-rresponden con las que el Ministerio les ha comunicado y que se han abultado en la friolera de más de 50 millones de euros sin ninguna explicación o, al menos, usted no nos la ha dado.

Como han inflado el reintegro de ejercicio cerrados en 39 millones sabiendo que la recaudación es cero, seguirá siendo cero como en todos los años anteriores. ¿Cómo puede afirmar que este presupuesto no incluye ingresos de dudoso cobro? Y puedo seguir con los reintegros de operaciones corrientes que elevan en 19 millones a pesar de que este año sólo se ha recaudado el 29% de lo previsto o con los más de 9 millones consignados en obras públicas a sabiendas de que ingresarán cero euros por tercer año consecutivo. Ma-quillaje puro y duro.

Por engordar, engordan ustedes hasta la recaudación de los ingresos tributarios, contradiciendo su discurso para minimizar el sablazo impositivo que han pegado a todos los cántabros. Presupuestan ustedes casi 40 millones más de recaudación a través de los tributos cedidos que subieron en 2017 y 2018: el impuesto de sucesiones, patrimonio, actos jurídicos documentados y transmisiones patrimoniales. Un incremento de 40 millones para el próximo ejercicio cuando en éste, con el incremento de tipos, solo prevén recaudar 13 millones más que el año anterior.

Cuando suben los impuestos dicen ustedes que los suben muy poco y cuando les pedimos que los bajen dicen que no se puede porque les va la vida en ello. Y yo me pregunto: ¿mienten ahora para cuadrar las cuentas? ¿Mienten cuando afirman que la propuesta de bajada de impuestos del Partido Popular es inasumible porque supone 200 millones menos? o ¿mintieron el año pasado para hacer creer a los ciudadanos que el sablazo no lo era tanto? Yo creo que la conclusión está clara: mienten todo el tiempo a todo el mundo. 

Es irreal la previsión de ingresos y es irreal la previsión de gastos porque, tal y como ha ocurrido todos los años anteriores, su presupuesto de 2019 es insuficiente para cubrir el gasto real de 2018. El caso más clamoroso es, sin duda, el del presupuesto sanitario, la máxima prioridad de los cántabros que no de su gobierno. Todos queremos una sanidad pública de calidad, pero, Sr. Presidente, hay que presupuestar lo que vale y no hacer trampas al Parlamento ni a la calle.

Miren ustedes, el aumento de 19 millones previsto en el Servicio Cántabro de Salud no llega ni para cubrir el gasto real en el capítulo de personal de este año. Como para hablar de los nuevos compromisos. Señores del Gobierno, no han entendido nada y no han aprendido nada e insisten ustedes en las mismas prácticas que llevaron a nuestra sanidad pública a la ruina. Cerramos el año 2017 con una deuda de más de 140 millones. Cerraremos 2018 con una bola de más de 160 millones que ya genera cantidades millonarias en intereses de demora y terminaremos la legislatura con cerca de 200 millones de deuda sanitaria a la espalda.

¿Cómo, con estos datos, se atreven ustedes a decirles a los cántabros que no pueden bajarles los impuestos porque prefieren sostener nuestros hospitales? Es mezquino. ¿Con qué cara se atreve usted, Sr. Consejero, a calificar este presupuesto de social? Y lo mismo ocurre con la educación. No se puede admitir en gastos de funcionamiento y personal un error de cálculo de 35 millones, porque eso es no saber gobernar.  Maquillaje no, esto es una operación de camuflaje, porque verdaderamente no sabemos lo que estamos aprobando y los cántabros no saben cuánto ni en qué se va a gastar y esto es un fraude monumental, una deslealtad política a los ciudadanos.

Esto no hay quien lo cuadre ni a martillazos y luego presumen ustedes de que cumplen los objetivos de estabilidad presupuestaria…, y claro que los cumplen. Los cumplen a base de recortes en políticas esenciales, a base de meter facturas en el cajón y de generar deuda, porque son ustedes una máquina de generar deuda. 

Los cumplen a costa de exprimir a los ciudadanos, subiendo los impuestos una y otra vez, o a costa de dar una patada para adelante a todos los plurianuales y sacrificar la inversión. Los cumplen, señores del Gobierno, incumpliendo su propio presupuesto de cabo a rabo y parando la economía productiva de nuestra región. La campaña publicitaria del Gobierno no va a decir a los cántabros que en 2019 habrá más recortes, más deuda y más impuestos, porque vamos a seguir pagando muchos más impuestos que en 2015, pero yo sí y el Partido Popular sí. Se lo vamos a decir y vamos a combatir su insostenible política económica.

Más impuestos porque su acuerdo con Ciudadanos es insuficiente y el alivio que supone para el bolsillo de los cántabros también. Y es que su pacto presupuestario a tres no hace sino consolidar la subida de impuestos de esta legislatura, porque solo revierte una de las cinco subidas de impuestos realizadas, la del impuesto de sucesiones y donaciones que, según el Sr. Sota, ya no pagaban el 70% de las familias de Cantabria.

Y bendice, además, una nueva subida de impuestos para 2019 que volverá a recaer sobre los de siempre, las rentas medias y trabajadores. Fíjense si suben los tributos.

Suben las tasas y precios públicos una media del 1,8% y a todos igual, porque no discriminan por renta, y suben de nuevo todo lo que pueden subir el impuesto de transmisiones patrimoniales sobre bienes inmuebles. Señores del Gobierno, ¿Por qué no lo dicen? Digan que han suprimido el tipo reducido del 8% para las rentas inferiores a 30.000 euros que pactaron con el Diputado Carrancio, porque son ustedes gente de palabra, ya lo creo. Sr. Carrancio, Sr. Gómez, ¿ustedes no se han dado ni cuenta verdad?
Pues sí, otro sablazo a los que menos tienen, porque en 2019 las rentas de menos de 30.000 euros pagarán un 10%, como todos los demás, por la compra de una vivienda de segunda mano.

Espero sinceramente, Sr. Consejero, que la previsión de incremento en la recaudación de este impuesto sea otro artificio de los suyos, porque estamos hablando de recaudar 36.5 millones más, un 56.5% más, en concepto de transmisiones patrimoniales. Y claro que sube también el impuesto de hidrocarburos. Sube porque el Sr. Sánchez que tanto lo aborrece ha decidido mantenerlo.

¡Quién les ha visto y quién les ve! ¡Cómo se nota que estamos en año electoral! Ahora se apuntan al carro de la bajada de impuestos cuando llevan toda la legislatura dejándonos solos. Porque llevamos toda la legislatura reclamando una bajada de impuestos y siempre han dicho ustedes que no, no solo votando en contra de la propuesta del Partido Popular para que se bajen, sino apoyando que se suban. No seré yo quien cuestione la rebaja de un solo impuesto pero, Sr. Gómez, he de decirle que se ha conformado usted con muy poco; que ha dado usted carta blanca al Gobierno a cambio de bien poco para los ciudadanos, porque su acuerdo no compensa las subidas que han tenido que soportar y, mucho menos, el nuevo sablazo que introducen por la puerta de atrás en transmisiones patrimoniales.

Han renunciado a bajar el IRPF para conformarse con retoques cosméticos de corto alcance y se han apropiado de la propuesta del Partido Popular para tramitar la modificación de la Ley de Caza a través de ley de acompañamiento. Con la legislatura finiquitada sus exigencias a este Gobierno quedarán en agua de borrajas y usted lo sabe. Vístalo como pueda, pero se han vuelto a dejar engañar.

Y, además, siguen haciendo trampas porque su acuerdo, tanto si son sus 40 millones o los 70 millones de la propuesta del Partido Popular, hubiera exigido devolver el proyecto al Gobierno para reasignar ingresos y gastos, algo que no podrán hacer, y lo saben, a través de enmiendas parciales. ¿O acaso ya no importa, Sr. Sota, de dónde van a salir esos 40 millones, si es que en verdad son 40 millones? Al parecer no.

Ahora, el portavoz del Gobierno dice que no es cuestión de quitar, que eso era sólo para el Partido Popular. Más impuestos y también más deuda porque cuando el presupuesto se cierra con déficit y este presupuesto se cierra con déficit, la deuda no se amortiza, la deuda simplemente aumenta, y decir lo contrario es un insulto a la inteligencia. Y quisiera equivocarme, pero mucho me temo que vamos a cerrar el año 2019 con una deuda de más de 3.300 millones.

Una deuda que crece mucho más rápido que nuestros ingresos reales y que, a este ritmo, no tardará en duplicarlos. ¡A ver qué hacemos entonces! Difícil futuro el que está dejando usted, Sr. Revilla, a los jóvenes de Cantabria, pero usted siga a lo suyo, que nada le distraiga. Más impuestos, más deuda y menos economía productiva porque es aquí donde se ceban sus recortes.

Fíjense, en el año 2017, ejecutaron ustedes tan solo el 72% de las inversiones previstas, dejando sin emplear 55 millones de euros. Y en el año 2018, la cosa no va a mejorar puesto que, de los 280 millones comprometidos, se han invertido a 30 de septiembre un total de 108, es decir, el 38%. ¿Qué más da lo que presupuesten en inversiones si todo es un espejismo?

¿Y saben qué es lo que pasó de verdad con las políticas productivas en 2017? Que el consejero de Innovación presupuestó 22 millones para actuaciones industriales y empleó 5 millones menos; que en desarrollo tecnológico y emprendimiento industrial apenas llegó a ejecutar el 50% de lo presupuestado, o que se cayeron por el camino 37 millones de los 53 pintados para fomento del empleo e inserción laboral. Pero no fue sólo en 2017, es siempre y sigue siendo ahora y, si no, echen un vistazo a la ejecución de las partidas de empleo en este ejercicio, con programas como el de garantía juvenil o el de empleo de personas con discapacidad al 0%, con un gasto en autónomos al 2% o con el servicio cántabro de empleo al 41% muy por debajo de la ejecución media de julio.

¡Qué más da los incrementos que usted me cuenta, Sr. Sota, si son un cuento chino! Todas las políticas que crean riqueza evolucionan anodinamente o se estancan y así es imposible favorecer el crecimiento económico y la creación de empleo al ritmo necesario.

Señoras y Señores diputados, todos los estudios sobre evolución de las economías regionales dicen que hemos entrado ya en fase de desaceleración y que esta ralentización será todavía más importante en 2018, un escenario en el que las previsiones se van corrigiendo a la baja, porque los nuevos motores de nuestra economía tendrían que estar funcionando y no lo están.

Hasta hoy, es el Gobierno del Partido Popular y el Presupuesto del Partido Popular el que ha salvado y sostenido nuestra economía, pero todo se acaba y todo hace pensar que no habrá Presupuestos Generales del Estado en 2019. Nos quedamos a solas con su Gobierno y su Presupuesto, un presupuesto que reduce la inversión en el momento en el que el crecimiento da señales de aflojar y esa es una pésima política económica.

Baja un 18% la inversión en el Plan de gestión de Infraestructuras; el Plan de carreteras acumula un retraso espectacular; han recortado casi un 60% las inversiones comprometidas en el Plan de puertos y se han reducido en un 25% las ayudas a la rehabilitación de vivienda que tratan, además, de tirar hacia arriba de un sector tan castigado como la construcción.

No han generado más que parálisis económica e inseguridad jurídica a su alrededor: ni Ley del suelo, ni Plan Regional de Ordenación del Territorio, ni solución a la anulación de los Planes Generales o a las sentencias de derribo. ¿De verdad creen que si Cantabria crece y crea empleo es por sus méritos?

Díganme qué nos ha dejado esta legislatura en materia de industria. Desde luego, ni suelo industrial, ni desarrollo eólico, ni un nuevo proyecto empresarial con el estímulo del Gobierno de Cantabria. Yo se lo diré: un hipotético interés de una hipotética empresa en un hipotético polígono. Eso es todo lo que pueden presentar.

El Consejero Martín dice ahora que las obras de la Pasiega empezarán en 2019. El gran problema es que la gran apuesta para la logística de Cantabria lleva dando vueltas desde el año 2006 y que, desde entonces, su Gobierno no ha movido un papel. Lo mismo que en el parque empresarial de Las Excavadas y que en la mina de Zinc, donde las zancadillas entre consejerías han sumido al proyecto en un laberinto burocrático, porque ustedes son su principal problema.

No nos pidan aplauso, porque cuatro años después, Sr. Presidente, no hay ni rastro de las máquinas, de los obreros, ni de los millones que nos prometió en la comarca del Besaya. Cuatro años después, Torrelavega es la ciudad con más paro de Cantabria. Y qué decir del turismo, un sector en el que serán recordados por la paralización del teleférico del Pas y la tomadura de pelo del túnel de la Engaña, porque del fiasco del Año Santo Lebaniego tan solo ha quedado una Fundación para colocar a los amigos. O el MUPAC, dónde vamos para atrás como el cangrejo. Ni un solo proyecto tangible para transformar Cantabria, ni uno.

Dice el presidente que tiene ilusión y ganas de continuar para concluir los proyectos pendientes. ¿Pendientes? Que yo sepa, para terminar algo hay que haberlo empezado y ese no es su caso. El camino es otro, Señoras y Señores diputados, y pasa por favorecer la inversión pública y privada, el consumo de los hogares y la creación de empleo, porque esa es la mejor forma de consolidar nuestra sociedad del bienestar. Y para eso, no hay mejor receta que el estímulo económico y la baja fiscalidad.

¿Es posible? Ustedes y yo sabemos que sí; que ningún gobierno ha estado en mejores condiciones para bajar los impuestos que el suyo; que si nosotros pudimos, ustedes pueden, pero para eso hay que querer. Señores del Gobierno, han disfrutado ustedes de un clima de recuperación económica envidiable con más crecimiento, más ingresos y ayudas del Estado que nunca y, no contentos con ello, han subido año tras año los impuestos y engordado nuestra deuda. Creo que hoy alguien debiera explicar a los ciudadanos de esta tierra para qué, porque el resultado es sencillamente inadmisible, es ninguno.

Francamente esto no da más de sí. Ya no caben más prórrogas ni para este Gobierno ni para sus presupuestos. Termino ya diciendo que soy plenamente consciente de que esta enmienda no va a prosperar, pero servirá de mucho. Primero, porque una vez más hemos ejercido nuestra responsabilidad con la sociedad de Cantabria y, después, porque de este Parlamento saldrá lo que los cántabros pueden esperar de los grupos que lo conformamos y estoy segura de que tomarán buena nota del presupuesto que se apruebe y con quién.

blog comments powered by Disqus

Suscríbete a nuestros canales

  • Telegram
  • Instagram

Aplicaciones móviles

El uso de este sitio implica la aceptación del aviso legal del Partido Popular de Cantabria.
x

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies