Contacta
Salir Usuarios

menu móvilmenu móvil

Diego afirma que, aunque no lo parezca, el presidente lo es de todo el Gobierno y algo tiene que decir en economía y empleo

El presidente del Partido Popular de Cantabria, Ignacio Diego, dijo hoy que se debe recordar "al Señor Revilla que, aunque no lo parezca, es el presidente de todo el Gobierno y que algo tiene que decir en política económica y empleo".

"Queremos que Revilla dé la cara, y explique en el Parlamento por qué Cantabria encabeza el ranking de la destrucción de empleo", añadió el presidente de los populares cántabros, en cuya opinión "lo peor es la absoluta falta de medidas, de coordinación y de reacción de este Gobierno regional, en el que Revilla ni habla ni se ocupa de la economía y el empleo, porque eso lo deja en manos de Gorostiaga y Agudo".

TEXTO DE LA RUEDA DE PRENSA

El Grupo Popular ha presentado una interpelación al presidente del Gobierno, Miguel Ángel Revilla, para que dé la cara y explique las razones por las que Cantabria, en el último año, encabeza el ranking nacional del incremento del paro, y, sobre todo, para que comente las razones por las que nuestra región tiene un comportamiento excepcionalmente peor que el resto de las regiones de la Cornisa Cantábrica.

Lo cierto es que, en un periodo extraordinariamente corto de tiempo, el notable descenso de la actividad en el conjunto de los sectores productivos (muy especialmente en el sector de la construcción y en el sector de los servicios) se ha traducido en Cantabria en una crisis del mercado de trabajo, es decir, en un crecimiento del paro sin precedentes.

Cantabria ha padecido una evolución interanual del desempleo extraordinariamente grave.

No voy a comentarles los datos de la Encuesta de Población Activa, por haberlo hecho recientemente, y como ustedes saben han sido dramáticos para nuestra región.

Si me referiré a los del paro registrado, que en sólo doce meses, de marzo del 2008 a marzo del 2009, el paro registrado se ha incrementado en Cantabria en más de 15.000 trabajadores que han perdido su empleo. Es decir, más de 40 personas al día han pasado a la situación de parados.

Esto supone un incremento del 64,24%, frente al incremento medio nacional que ha sido del 56,69%. Siete puntos y medio por encima de la media nacional. ¿Estamos mejor que el conjunto de España?: No, la evolución ha sido y está siendo mucho más negativa.

Si hacemos la comparación con el resto de las comunidades del norte peninsular, es decir, aquellas con las que compartimos un ámbito coherente desde el punto de vista económico y social, el resultado es aun más significativo.

Cantabria en el último año, como hemos visto, ha incrementado el paro registrado en un 64,24%, frente a un incremento del 32% en Galicia (justo la mitad), del 41,75% en Asturias (23 puntos menos), del 46,62% y en el País Vasco (18 puntos menos).

Somos, por tanto, y con una espectacular diferencia, la Comunidad Autónoma del Norte de España con un mayor incremento interanual del paro registrado. Es decir, la que con mayor diferencia ha padecido los efectos de la crisis en términos de empleo.

Si este análisis lo hacemos por SECTORES ECONOMICOS, apreciamos datos también muy preocupantes. El paro interanual en el sector de la construcción se ha incrementado en un 150%, lo que es significativo sobre el sector que ha padecido la mayor destrucción de empleo, pero lo que sorprende y preocupa especialmente es que el sector industrial ha incrementado el desempleo en más de un 68%. (¿Recuerdan cuando Agudo hablaba de que había un cambio de modelo económico y que el empleo industrial vendría a compensar la caída del sector de la construcción?)

Incluso los SERVICIOS han tenido mejor comportamiento que el sector industrial, en términos porcentuales, con un incremento del 51%.

Nuestro sector de la construcción ha sufrido una parálisis muy superior a la media española, nada menos que de 53 puntos más que la media nacional. Aquí la responsabilidad del Gobierno es evidente, porque ha habido una enorme caída en las inversiones en obra pública, motivado por la ausencia de inversión del Estado en Cantabria. Puede decirse que todos los compromisos de Zapatero han sido incumplidos.

Añadase a ésto la incapacidad del Gobierno Regional para dar agilidad en la tramitación administrativa a la planificación urbanística regional que se manifiesta como una de las causas de la paralización de la construcción de viviendas en la región.

Pero es que el sector industrial de Cantabria ha registrado peores indicadores que la industria nacional (61,74% en España y 68% en Cantabria).

Y el sector servicios tampoco ha resistido mejor, pues el incremento del desempleo en este sector, a nivel nacional, se ha incrementado un 48,80%, mientras que en Cantabria lo ha hecho en casi tres puntos más.

Ante esta situación cabría suponer que el Gobierno regional debería hacer un esfuerzo notable en políticas activas de empleo, pero nada más lejos de la realidad.

La dotación económica se ha incrementado un mísero 2%, frente al 64% del aumento del paro. La mejor y más evidente muestra de la falta de compromiso social del gobierno de Revilla.

Esta es la verdadera situación actual, una situación especialmente preocupante ante la que el gobierno regional tiene un importante grado de responsabilidad por la parálisis en la obra pública, fruto de la ausencia total de reivindicación y compromiso frente al gobierno Español.

Un gobierno que ha sido incapaz de aprovechar el ciclo económico más expansivo de la historia reciente, y que, en vez de sentar las bases de desarrollo de un tejido industrial moderno y competitivo, ha cercenado cualquier posibilidad de implantación industrial. Y un gobierno que ha mantenido una política industrial absolutamente errática, concentrando la práctica totalidad de los recursos públicos en promover proyectos como GFB. Un fracaso que en una sociedad moderna debería hacer caer un gobierno por negligente, irresponsable e incapaz.

Un gobierno incapaz de dar respuesta a las necesidades en política energética. Un gobierno que prometió la creación de tres centrales de ciclo combinado, ya en la pasada legislatura, y que no ha sido capaz de promover la instalación de ninguna.

Un gobierno que, después de seis años presenta al parlamento un Plan Energético: seis años para elaborar un plan y que, por tanto, demora la solución del déficit energético, al menos, una década más.

Un gobierno que, por imperativos políticos, ha asumido la ausencia de compromisos en las conexiones ferroviarias de Alta Velocidad, poniéndonos en una situación de franca desventaja respecto de las comunidades del entorno -cuyas obras están en ejecución-.

Un gobierno que ha abandonado uno de nuestros principales motores de desarrollo, como es el Puerto de Santander, cuya actividad cae ejercicio tras ejercicio, y cuyas ridículas inversiones contrastan con las de los otros superpuertos del Cantábrico (Asturias y Bilbao), con los que tampoco podremos competir.

Un gobierno, el de Zapatero, que tras prometer 200 millones de euros de Fondos de Cohesión para la Autovía del Agua, años después sigue negándolo.

Un gobierno, el de Zapatero, que aún no ha terminado la conexión por autovía con Palencia, ni ha comenzado la Autovía Aguilar-Burgos.

Un gobierno, en definitiva, que cuando abandone el poder habrá dejado Cantabria en una situación de enorme desventaja competitiva frente a las regiones de nuestro entorno.

Queremos que Revilla de la cara, y explique en el Parlamento por qué Cantabria encabeza el ranking de la destrucción de empleo.

Y lo peor es la absoluta falta de medidas, de coordinación, y de reacción de este gobierno regional, en el que Revilla ni habla ni se ocupa de la economía y el empleo, porque eso lo deja en manos de Gorostiaga y Agudo.

Pero nosotros debemos recordarle al Señor Revilla que, aunque no lo parezca, es el Presidente de todo el gobierno y que algo tiene que decir en política económica y empleo.

Y dado que no ha querido asumir su papel de máximo responsable del gobierno de Cantabria, y no ha pedido comparecer ni él ni Gorostiaga, ni para hacer valoración de los desastrosos datos del empleo, ni tampoco para exponer un Plan Anticrisis que genere confianza en los cántabros, el Partido Popular, por medio de la interpelación le da la oportunidad para hacerlo.

Si bien, he de confesarles que del Sr. Revilla no espero, desgraciadamente para Cantabria ninguna aportación que sirva para devolver ilusión y esperanza a los cántabros que han perdido el empleo.

blog comments powered by Disqus

Suscríbete a nuestros canales

  • Telegram
  • Instagram

Aplicaciones móviles

El uso de este sitio implica la aceptación del aviso legal del Partido Popular de Cantabria.
x

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies